La recolección de agua de lluvia tiene un bajo riesgo biológico y químico, además puede ser utilizada para actividades que no necesitan agua potable como regar plantas. En caso de ser recolectada de forma adecuada, se puede utilizar para consumo humano, limpieza, lavado de manos, o para lavar alimentos. Es una idea que te permitirá ahorrar dinero y también colaborar con el cuidado del medio ambiente, al conservar el agua.

¿Cómo recolectar agua de lluvia? Puedes recolectar agua en diferentes formas:

  1. Con un barril para recolectar lluvia del tejado: es importante confirmar que sea legal el uso de estos barriles en tu ciudad. Luego solo quedará conectar una pequeña válvula y realizar un agujero con una rejilla metálica en la superficie para que ingrese el agua pero evitando los mosquitos.
  2. Recolectar agua con una lona: este método es ideal para terrenos amplios con jardín. Deberás instalar una lona en el suelo y conectarla a un tanque de recolección.
  3. Recolectar agua con métodos más económicos como botellas o baldes con agua: estos deberás colocarlos en un jardín o balcón, y hacer un control para evitar que haya mosquitos alrededor.